RELACIÓN HOSPEDADOR- PARÁSITO

Posted on

Se denomina hospedador u hospedante al organismo que alberga a otro en su interior o lo porta sobre sí, ya sea como parásito, comensal o mutualista.

un organismo transmite un parásito a otro organismo hospedador, La forma más simple es el caso en que el parásito utiliza Por ejemplo, la Toxoplasmosis es una enfermedad producida por el parásito . En tal caso, el parásito entra en el huésped y se reproduce, es decir, sobrevive. Por otra parte, cuando en la comunidad domina un huésped resistente, la población de parásito disminuye. Que el alga sea más o menos susceptible a la infección del parásito no sólo depende de la especie a la que pertenece. “Igualmente, diferentes cepas del parásito también muestran mayor o menor virulencia frente a un mismo huésped”, continúa. La relación huésped - parásito comienza El parásito debe aislarse y desarrollarse en cultivo puro en medios nutritivos y se deben describir sus características con parásitos no obligados.

RELACIÓN HOSPEDADOR- PARÁSITO

  • Higiene extrema en manos y, sobre todo, en el ano.
  • Tratamiento familiar colectivo.
  • Limpieza de ropa de cama y de ropa interior de niños parasitados.

Consiste en la muerte de las células invadidas, generalizada para virus, hongos, parásitos obligados, bacterias y nematodos.

Son ejemplos de ectoparásitismo, huéspedes externos, el cuco que pone sus huevos en los nidos de otras aves, las sanguijuelas, que se alimentan de la sangre de otros animales. Al evolucionar el hospedador a una especie diferente el huésped puede evolucionar para infectar a esta nueva especie, dando lugar, así mismo, a una nueva especie de parásito. Los parásitos pueden vivir en el interior del hospedador y recibir el nombre de endoparásitos, o residir en el exterior y conocerse como ectoparásitos. Los propios parásitos pueden convertirse, a su vez, en huésped de una tercera especie, que recibe la denominación de hiperparásito. Se produce, en estos casos, una especie de cadena, donde el hiperparásito explota al parásito, y el parásito hace lo propio con el hospedador. El término parásito es habitualmente aplicado a uno de los integrantes de esa relación que potencialmente puede dañar células y tejidos del otro. Por su lado, el parásito no tiene ningún interés en engendrar una desaparición demasiado rápida de su huésped, indispensable para su propia reproducción. Estas estrategias de encuentros fueron desarrolladas para permitir que el parásito tenga todas las posibilidades de reunirse con su huésped. Los parásitos que viven en la superficie del huésped son llamados ectoparásitos, mientras que los que viven dentro del organismo de sus huésped son llamados endoparásitos.

Búsqueda de parásitos (larvas) y huevos de parásitos

  • Generalidades
  • Parásito
  • Bioquímica de los parásitos
  • Relación hospedador- parásito
  • Patología general de las parasitosis
  • Inmunidad
  • Diagnóstico
  • Epidemiología y control de las parasitosis
  • Profilaxis
  • Bibliografía

Los mejores ejemplos de parasitismo son las pulgas en animales o de parásitos como los Cordyceps, o los impactantes Glyptapanteles, en insectos.

La fumagina es patógeno, pero no parásito de la planta huésped. Un parásito es un organismo que vive sobre un organismo huésped o en su interior y se alimenta a expensas del huésped. El parásito se instala como huésped en el anfitrión para crecer, desarrollarse, alimentarse y multiplicarse. En su teoría sostiene que la presencia de un parásito en particular tiene una relación directa con el desarrollo de enfermedades autoinmunes: los gusanos parásitos intestinales. de un parásito no patógeno, y el caso de un patógeno no parásito. parásito pueda no ser patógeno si no causa enfermedad. La razón, claro está, es que el parásito quiere que el ratón sea comido por un gato, para así infectar a un nuevo huésped. El primer organismo se denomina parásito, mientras que el segundo es el huésped. En las primeras, el parásito se encuentra fuera del organismo y se aprovecha de los elementos que se encuentran disponibles en las capas más externas del huésped.

  • Larvas migrans cutáneas.
  • Larvas migrans de mucosas.
  • Larvas migrans viscerales.
  • Larvas migrans somáticas.

Por su parte, en las relaciones endoparasitarias, el parásito se encuentra dentro del huésped.

El parasitismo va más allá de una simple relación en la que el parásito se alimenta del huésped. De manera similar, en el caso del Tripanosoma cruzi, el parásito debe adaptarse a sangre y células del mamífero y al intestino del tritomineo vector (vinchuca). Los parásitos se clasifican en función de la localización dentro del huésped que parasitan en ectoparasitos o parásitos externos y en endoparásitos o parasitos internos. Parásitos estacionarios: Los parásitos estacionarios son aquellos parásitos obligados que permanecen en su huésped durante un largo periodo de su vida que puede cubrir la totalidad de su ciclo biológico. Según su ciclo biológico, los parásitos son: Monoxenos: Son monoxenos aquellos parásitos que completan su ciclo biológico en un único huésped. Heteroxenos: Son parásitos heteroxenos porque precisan más de un huésped para completar su ciclo biológico. Por otra parte, la penetración del parásito hasta el huésped puede ser pasiva cuando en la entrada, generalmente por la boca, no interviene voluntariamente el parásito. La penetración del parásito en el huésped es activa cuando el parásito se introduce hasta su huésped por su propio esfuerzo. Cuando intervienen huéspedes intermediarios, la penetración es activa si estos introducen de por sí el parásito en el huésped definitivo y se les llama vectores.

Un huésped (hospederos es el plural) es cualquier organismo del cual se alimenta un parásito.

Un patógeno es un parásito que produce una enfermedad en su huésped (no todos los parásitos producen enfermedades), también es conocido como agente causal de la enfermedad. La entrada de los protozoos en los glóbulos rojos se consigue por la unión del parásito a receptores de membrana de las células de la sangre. 2- según el tiempo de permanencia del parásito en su huésped se clasifican en: •    Permanentes, requieren del huésped durante todo su ciclo evolutivo, por ejemplo Enterobius vermicularis, y la mayoría de los parásitos humanos •    Temporales, el parásito sólo busca al huésped para alimentarse, por ejemplo Triatoma infestans En condiciones especiales de susceptibilidad del huésped, los no patógenos pueden aumentar su capacidad de producir lesión, en este caso se los considera parásitos oportunistas. 4- como todos los seres vivos, los parásitos están clasificados en grupos taxonómicos, que son, de mayor a menor: reino, phylum, clase, orden, familia, género y especie. La patología provocada por los parásitos depende tanto de factores intrínsecos o dependientes directamente del parásito, como de factores extrínsecos o dependientes del hospedador. Evidentemente lo mejor es tomar medidas preventivas pero en muchos casos no son suficientes para evitar que se “cuele” algún parásito patógeno en nuestro organismo.

En algunos casos, el agente biológico termina por adecuarse a la presencia del parásito o agente patógeno, porque éste también se adecua al huésped (por eso son relaciones simbióticas).

Definición Siguiente >> El trabajo, liderado por el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, muestra por vez primera un parásito de microalgas que ataca a sus huéspedes de forma azarosa. Si el huésped no es susceptible, es como si hubiera disparado una bala: el huésped es resistente y el parásito muere. “Igualmente”, -continúa-, “diferentes cepas del parásito también muestran mayor o menor virulencia frente a un mismo huésped”. Pero cuando el parásito causa mucho daño a su hospedador, a este no le queda más remedio que reaccionar dedicando sus esfuerzos a exterminar a tan indeseable compañía. Incluso un parásito extremo, capaz de parasitar tanto que logre que el hospedador muera, está igualmente acabado: el fin de su hospedador también asegura la muerte del parásito. RELACIÓN HUÉSPED - PARÁSITO OBJETIVOS* Comprender la relación biológica de parasitismo* Explicar y comprender los conceptos de patogenicidad, virulencia, infección y enfermedad. huésped y el parásito se establece un estrecho Esta técnica es exactamente igual que la anterior, la única diferencia radica en que en vez de utilizar cercarias vivas se utilizan huevos vivos. A diferencia del anterior, los huevos sólo maduran después de un periodo de incubación en el agua.

Este parásito presenta un ciclo triheteoxeno de carácter acuático (agua dulce).

Este parásito presenta un ciclo diheteroxeno, siendo el perro el hospedador definitivo más frecuente. Cuando estos anillos se rasgan liberan al exterior las cápsulas uterinas que contienen los huevos del parásito. El parásito adulto vive adherido a la mucosa intestinal del organismo hospedador. A diferencia de la larva de E. granulosus, esta larva presenta un crecimiento exógeno de tipo alveolar (también puede presentar un crecimiento endógeno, aunque esto es menos significativo). T. trichiura es un parásito del intestino grueso del hombre que mide 4-6 cm de longitud. Este parásito presenta un ciclo autoheteroxeno, actuando el hombre como hospedador intermediario y como hospedador definitivo al mismo tiempo. Los gusanos adultos son parásitos del intestino delgado del hombre y otros animales (perro, gato, rata, cerdo, jabalí, etc.). Este parásito presenta un ciclo monoxeno directo con migración intraorgánica a nivel del organismo hospedador. Los parásitos suelen ejercer una acción expoliadora, irritativa y tóxica en el intestino delgado, alteraciones capaces de producir diversos trastornos tales como insomnio o adelgazamiento.

También es importante saber que, normalmente, existe un parásito macho por cada dos parásitos hembras.

Como ya hemos comentado, las filarias presentan un ciclo diheteroxeno, siendo los adultos parásitos de los ganglios linfáticos, vasos linfáticos, sistema circulatorio y tejidos subcutáneos del ser humano. La enfermedad que produce este parásito se denomina loasis (en ocasiones, puede denominarse filariosis ocular), muy frecuente en África ecuatorial. Las larvas de este parásito no presentan vaina y presentan unos núcleos caudales que no llegan al extremo posterior. Este parásito presenta un ciclo diheteroxeno de carácter acuático (agua dulce). Los adultos, tanto machos como hembras, son parásitos de los tejidos internos del hombre (suelen vivir a nivel del mesenterio). Se denominan larvas migrans a todos aquellos síndromes resultantes de la migración en el hombre de larvas de nematodos parásitos de animales. El hombre se infecta por contacto directo de la piel desnuda con las larvas del parásito. Existe un parásito hepático del género Clonorchis que es capaz de producir un tipo de cáncer denominado colangio-carcinoma hepático. Huésped: un organismo que alberga el parásito. El anfitrión, al mismo tiempo, ofrece cierta resistencia a la lesión hecha por el parásito y puede haber algo de adaptación (tolerancia) entre el parásito y el huésped. Vector: Organismo animado o inanimado que transmite el parásito hacia un huésped. En caso de ser animado, este organismo se puede infectar pero no se enferma Reservorio: Organismo animado en donde se mantiene el parásito cuando no está en su huésped. Huésped Accidental es aquél en el cual el parásito no reside comúnmente, porque las condiciones no son adecuadas para su desarrollo, y en consecuencia no puede completar su ciclo evolutivo. El medio ambiente relaciona al huésped con el parásito y puede ser un importante factor determinante para que exista enfermedad por parásitos. Se llama parásito a un organismo que vive encima o dentro de otro privándolo de sus nutrientes, envenenándole o destruyendo sus tejidos. Por lo general, parásito y huésped conviven en lo que podría describirse como un estado de tregua. Si el huésped está sano y bien nutrido, puede soportar el daño que le causa el parásito; de no ser así, la enfermedad resulta más peligrosa. Cuando en la comunidad domina un huésped resistente, la población de parásito disminuye “La supervivencia del parásito se determina al azar, como en el juego de la ruleta rusa.